07 Abr Todo sabe mejor en Slow Motion

La vida son dos días. Tres, si los reproduces en slow motion


Todo se ve mejor con un poco de ralentizado, especialmente si son acciones muy rápidas. Los partidos de fútbol o la Fórmula 1, son un buen ejemplo de ello. Para nuestro caso hemos podido acceder al Parque de Atracciones de Madrid y hemos aprovechado para realizar este pequeño montaje que esconde mucho más trabajo del que parece.

Vídeos tomados a 60 fps, pero reproducidos a 120, con todas las características de los 120 fps. ¿Cómo es esto posible? Os lo explicamos paso a paso:

1 – DURANTE LA REALIZACIÓN: La grabación ha de ser con estos aspectos


Cuando tengas todo preparado para grabar, tómate tu tiempo para configurar correctamente las cámaras. 

a) MÍNIMO 60 FPS

b) Alta velocidad de obturación. Siguiendo la norma que dice que la velocidad de obturación ha de ser el doble que los fps, podrías grabar a 1/120. Pero recomendamos más, llegando incluso a 1/250, ya que después podrás reproducir hasta 120 imágenes por segundo. Cuanto más alta, más nítida la imagen y más fluido el movimiento en el resultado final.

2 – COMPOSICIÓN: Hay que componer con un fondo uniforme.


Para que la redundancia interframe sea alta (es decir, la repetición de información de cada píxel entre una imagen y sus sucesivas) y así se reduzcan el efecto del fantasmeo al crear nuevos fotogramas. Un cielo, una pared de un solo color, tener muy poca profundidad de campo y el fondo muy desenfocado… 

3 – POSTPRODUCCIÓN: After Effects y Twixtor.


Una vez grabado todo, volcamos los brutos y los llevamos a After Effects. Con un plugin especial para ralentizar llamado Twixtor (descarga aquí), crearemos la magia. Una vez seleccionado qué parte del vídeo nos interesa ralentizar, seguimos los siguientes pasos:

1) Creamos una capa paralela de ajuste

 

CAPA-AJUSTE

2) Las fusionamos

 

PRECOMPONER

3) Aplicamos efecto del Twixtor

 

TWIXTOR

a) especificando los fps del clip y que lo reduciremos un 30-40%, su velocidad original

 

FRAME-RATE

4) Exportar, si ya has acabado el montaje.

 

Ya tienes un vídeo ralentizado exportado a 60fps que podremos volver a reducir hasta un 40-50% en el programa de edición.